23/6/13

El árbol que se comió una bicicleta (en 40 años)


Elárbol que se comió una bicicleta (en 40 años)
Enestas fotografías se puede ver cómo la naturaleza, con el debidotiempo, es capaz de casi todo. 
Laleyenda que acompaña a esta bicicleta dice que en 1914 un muchachotuvo que ir apresuradamente a la primera guerra mundial, allí murióy la bicicleta abandonada acabó engullida por el árbol. 





Larealidad, no menos sorprendente, es que en 1954 Helen Puz después deenviudar se trasladó a la islade Vashon (EEUU)con sus cinco hijos. 
Susvecinos generosamente regalaron a la familia una bicicleta de chicapara su hijo Don, de ocho años de edad. El niño no estaba contentocon esa bicicleta, pero jugaba con ella en los alrededores de unrestaurante llamado The Den (actualmente FoodSound).



Undía Don le contó a su madre que había perdido la bicicleta y lamadre decició dejarlo pasar porque conocía la vergüenza que sentíasu hijo cuando paseaba con ella. 





Cuarentaaños más tarde Helen Puz (actualmente sigue viva y tiene 99 años)leyó en el periódico de Vashon, el Beachcomber,que habían encontrado una bicicleta incrustada en un árbol, a unmetro y medio del suelo en las proximidades del restaurante FoodSound. Al ver la fotografía reconoció al instante la bicicleta desu hijo. 





Sobreeste curioso suceso BerkeleyBreathed escribióel año de la noticia un libro para niños: RedRanger Came Calling.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada